Clara Ventura - Psicolog´┐Ża

Inicio > Artículos > Artículo completo

 

Jornadas Pensamiento Sistémico I.

 

Quiero hablaros hoy de los cmapos morfogenéticos y de la resonancia mórfica, resumiendo la teoría que lo sostiene y las evidencias que muestran su  existencia.

Y después intentaré explicar como yo creo que todo eso se relaciona con los campos familiares. No soy terapeuta familiar sistémico ni nada por el estilo. Estoy un poco familiarizado con el tema a través de contactos con Hellinger y Beaumount. No aportaré nada adicional pero trataré de mostrar el fundamento teórico de esto.

 

La idea de la resonancia mórfica es un principio de la memoria. La base de esta idea es que hay una clase de memoria en la naturaleza.

 

En lugar de que todas las regularidades de la naturaleza se deben a leyes fijas, lo que habría sería un tipo de memoria dentro del mundo natural. Cada especie tiene una clase de memoria colectiva de la que cada individuo toma y a la cual contribuye.

 

Hasta los años 60, todos estábamos convencidos de que el Universo era algo eterno y que estaba gobernado por leyes de la naturaleza que también eran eternas. Esta idea se establece con el nacimiento de las bases de la era actual, en el siglo XVII. A su vez provienen de la filosofía platónica y pitagórica que sostenía que hay una realidad eterna detrás del mundo en el que vivimos. En el siglo XIX la mayoría de los científicos asumían que el Universo era eterno y en el siglo XX la misma idea se mantuvo, hasta la gran revolución cosmológica de los años 60, cuando apareció la teoría del Big Bang.

 

En los años 60 empezó a verse con claridad que el Universo no era eterno: se está expandiendo y parece que comenzó hace 15 billones de años con el Big Bang. El Universo era más pequeño que la cabeza de un alfiler y estaba a billones de grados centígrados; y, desde entonces, se ha ido expandiendo y enfriando; y todas las cosas que conocemos fueron surgiendo, desde los átomos y las moléculas a las estrellas, galaxias, los cristales, la vida. Ninguna de estas cosas existía antes.

 

Si el Universo es claramente evolutivo, ¿qué pasa con las leyes eternas de la naturaleza? Si las leyes eternas de la naturaleza existen fuera del espacio y del tiempo, en cierto sentido, fuera del Universo, se convierten en algo metafísico, teológico, no es algo científico, o si no podrían haberse creado todas de golpe en el momento de Big Bang como cierta clase de código napoleónico. Esto tampoco puede ser probado.

Si el Universo es radicalmente evolutivo, ¿por qué no pueden las leyes de la naturaleza serlo también? La idea de que existen una leyes de la naturaleza es una metáfora antropocéntrica basada en las leyes humanas. Sólo las sociedades humanas tienen leyes y no todas: las sociedades tribales tienen costumbres; sólo las sociedades civilizadas tienen leyes codificadas. Así que la idea de las leyes de la naturaleza es una metáfora muy antropocéntrica: implicaría un legislador universal, como un imperio cósmico… y también implicaría una agencia de implementación de la ley.

La idea de la existencia de unas leyes de la naturaleza tenía sentido bajo la idea de omnipotencia divina, visión estándar en el siglo XVII. Ahora parece que no tiene sentido. Pero incluso si lo mantenemos como una metáfora, parece que tendríamos que reconocer que las leyes humanas evolucionan, que no están fijas para siempre.

 

En resumen, lo que estoy diciendo es que parece que sería mejor cambiar esta metáfora y empezar a hablar, en vez de leyes, de hábitos, de costumbres. El hábito es una metáfora mejor para un cosmos orgánico evolutivo; y las costumbres implican memoria.

 

Estoy sugiriendo que las regularidades de la naturaleza son fundamentalmente habituales y todo tiene cierta clase de memoria. Esto se aplica no solo a los organismos vivos, sino a todo en la naturaleza, por ejemplo los cristales.

La manera en que se forma un cristal depende de las moléculas que hay dentro de él. Pero, al igual que con cualquier compuesto químico, hay miles de formas en que un cristal puede cristalizar, pero sólo una aparece normalmente en la naturaleza. Y la siguiente vez que cristaliza ese cristal, normalmente adopta la misma forma.

 

La teoría estándar es que esa forma debería ser predecible desde el principio en base a las leyes de la naturaleza, de modo que, cuando lo haces cien, mil ó 1 millón de veces, sigue siendo la misma forma. El principio del hábito dice que la segunda o tercera vez que cristaliza ese cristal lo hace más fácilmente porque ya ha habido más veces anteriores. Es como si hubiera una memoria en el proceso de cristalización. Es como si fuera cada vez más fácil, en todo el mundo, que los cristales cristalizasen justo de esa forma porque ha habido experiencias anteriores.

La explicación habitual era que pequeños fragmentos de cristales anteriores se trasladaban de una parte a otra como invisibles partículas de polvo, que de nuevo crean cristalización infectando el proceso de cristalización. Se asumía generalmente que eran transportadas por químicos con barba -el campo de los químicos está lleno de anécdotas sobre químicos con barba-  que parecían transportar los fragmentos de cristales de un lado a otro. Otra teoría es que estos fragmentos han ido flotando por el mundo como invisibles nubes de partículas en el aire.

 

Yo sugiero que seguiría ocurriendo el mismo fenómeno aunque no hubiera nubes de polvo ni químicos para transportar los fragmentos. No solamente la cristalización se produciría de forma más regular, sino incluso más estable; y eso significa que el punto de fusión aumentaría haciendo necesaria una mayor temperatura para romper los cristales. Y ¿es esto verdad? En realidad si, los nuevos compuestos muestran incrementos en el punto de fusión, y esto es un fenómeno chocante porque se supone que los puntos de fusión son fijos, pero no lo son, realmente aumentan.

No quiero profundizar en este tema ahora porque está muy lejos del tema de los campos familiares. El trasfondo de esto es lo que llamo en mis libros “la presencia del pasado”. En la nueva edición de mi primer libro titulado “A new science of life”, pueden encontrar información completamente actualizada.

 

Lo mismo se aplica al desarrollo biológico. Si las moscas de la fruta se desarrollan anormalmente como ocurre cuando se ponen en un ambiente inhabitual, cuanto más frecuentemente ocurre, más probablemente se producirá.

 

Lo mismo ocurre con el comportamiento. Si las ratas aprenden un truco nuevo, hay ratas en todo el mundo que tendrán mucha más facilidad para aprender ese truco. Hay evidencias de que esto ocurre realmente. Se han hecho muchos estudios con ratas en ese sentido.

 

También se aplica en el campo de la evolución del comportamiento animal. Por ejemplo en el siglo XIX alguien en América inventó las vallas para el ganado, a fin de impedir que cruzaran la carretera. Era doloroso para el ganado tratar de cruzar la valla: al principio lo intentaban. Pero ahora ya no: es interesente observar como los terneros que nunca han visto las vallas, no intentan cruzarlas. Es como si todas hubieran aprendido que no deben hacerlo. En los años 50 un ingenioso granjero americano que sabía de esto se le ocurrió el truco de pintar líneas en el camino, como si fueran vallas; y funcionaba igual. Esto se hace en lugares como Nevada y California. En muchos lugares de América se ahorran millones y millones de dólares pintando líneas. Es curioso como se puede ahorrar dinero haciendo que especies enteras de animales domesticados aprendan un nuevo miedo.

 

Y todo esto se puede aplicar a humanos: debería ser más fácil aprender cosas nuevas cuando otros ya las han aprendido. Por ejemplo windsurfing o programar ordenadores. Y realmente parece que cada vez es más sencillo aprender nuevas habilidades. Pero podría deberse a otras razones como mejores métodos de enseñanza y nuevas tecnologías. Por tanto, necesitamos comprobar esta teoría con alguna  medida de habilidad que se haya utilizado a lo largo de distintas décadas: por ejemplo, con los tests de inteligencia (tests IQ).

Estos tests han permanecido similares desde 1980. Cuando estudiaba estas teorías en los años 80 predije que los resultados serían cada vez más altos, no porque la gente fuera más inteligente, sino porque habría más gente que ya habría realizado el test. Al final de los años 90 un científico comprobó que, efectivamente, los resultados eran cada vez más altos. Entre los años 80 y los 90 el resultado medio de los tests de inteligencia aumentó en un 30% en los Estados Unidos y algo similar ocurrió en el resto del mundo. No hay evidencias de que la gente se haya vuelto más inteligente pero sí de que los tests les resultan más sencillos.

 

Creo que es un ejemplo del principio de la memoria en la naturaleza que yo llamo “resonancia mórfica”. La resonancia mórfica se basa en la similitud. Cuanto más similar sea un patrón de actividad hoy, más capaz será de resonar con patrones similares del pasado.

 

La prueba sobre los tests de inteligencia añade una evidencia a la existencia de la resonancia mórfica. Se conocen muchas pruebas en el campo neuronal que se pueden hacer y se han hecho al respecto. Mi hijo mayor hace unos años -tenía 16 años- se acercó a mí entusiasta diciendo que él y sus compañeros habían averiguado una forma de conseguir una puntuación extra en los exámenes, aplicando la resonancia mórfica: haremos las dos últimas preguntas primero y después volveremos a las primeras. Entonces tendremos el empujón de todos los demás estudiantes que ya las han contestado. Algunos de sus amigos eran escépticos sobre la resonancia mórfica, pero ellos decían: si no existe no perdemos nada, pero si existe, podemos conseguir una puntuación extra. Esto mismo se aplica a los crucigramas: mucha gente piensa que puede hacerlos mejor por la tarde, porque otros ya los han resuelto por la mañana.

 

Puesto que la resonancia mórfica depende de la similitud, se dará más entre personas que están en contacto, entre miembros de la misma familia, del mismo grupo étnico, social  y genético.

 

Los más similares son los gemelos idénticos. Así que la resonancia mórfica debería ser mas fuerte entre gemelos idénticos, incluso si están separados desde el nacimiento, es más fácil pensar que uno haga lo mismo que el otro.

Ha habido mucha disputa sobre la contribución de la naturaleza en el desarrollo humano, cuánto es genético y cuánto se debe al ambiente. La principal evidencia viene del estudio de los gemelos idénticos separados. Muestran extraordinarias similitudes en su vida, incluyendo lo que no se esperaría de su programa genético. A veces llaman a sus hijos con los mismos nombres. Estas similitudes normalmente se toman para apoyar un elevado determinismo genético. Pero, si la resonancia mórfica tiene lugar, es posible que estas similitudes sean debidas al progreso, y no a la genética.

 

Si se considera la resonancia mórfica, obtenemos una interpretación completamente diferente para los mismos hechos.

 

Si respondemos a la pregunta de quien del pasado se parece más a mí, y por tanto quien ha tenido más influencia desde el pasado mediante resonancia mórfica, la repuesta es tu mismo.

Nos parecemos más a nosotros mismos que a ninguna otra persona. Así que la resonancia mórfica más fuerte que experimentamos se debe a nosotros mismos en el pasado. Estamos sintonizados mediante la memoria colectiva con otras personas, cuanto más parecidos a nosotros, más nos influencian.

 

Creo que la memoria colectiva o individual se diferencian en el grado, no en la clase, y que ambas dependen de la resonancia mórfica. En otras palabras, estoy sugiriendo que la memoria no está localizada en el cerebro.

 

La visión convencional es que la memoria está situada en algún lugar del interior de nuestra cabeza, y es debida a cambios en extremos cinéticos, proteínas, conexión entre neuronas, etc. Pero a pesar del esfuerzo de un siglo para averiguar como y donde se almacena la memoria a largo plazo, aún no se sabe. Y está claro que el fracaso es porque la memoria no está. Es como intentar averiguar como fue el programa de TV de la pasada noche analizando cables y transistores en el aparato de TV. Creo que la memoria es más parecido a un receptor de TV que a un grabador de video: lo sintonizamos mediante resonancia mórfica del pasado. No está almacenado dentro. Por supuesto si estropeamos el aparato de TV, esto afectará a las imágenes que podemos ver en el. Si estropeamos el cerebro, esto afectará a la memoria, pero eso no es una prueba de que la almacene. Si cortamos un par de cables de sonido del aparato de TV ya no se oirá, pero eso no prueba que el sonido estuviese almacenado en el aparato de TV. Sólo prueba que esos cables estaban implicados en el proceso de recepción o en la emisión.

 

Desde esta teoría, la memoria es una relación en el tiempo del pasado para convertirse en presente mediante la resonancia mórfica.

 

Ni que decir tiene que es un planteamiento controvertido. Pero el fracaso de la ciencia convencional para encontrar respuestas a las cuestiones que he planteado es una indicación de que aquí hay una pregunta abierta. Y la hipótesis de la resonancia mórfica tiene mejor respuesta a los hechos que la ciencia convencional.

 

Pero, ¿cómo funciona realmente la resonancia mórfica?

Creo que funciona a través de lo que yo llamo “campos mórficos”.

 

Todos los sistemas de la naturaleza que se auto-organizan tienen la propiedad de que el todo es más que la suma de las partes. Y todo en la naturaleza está organizado de forma holística: es decir, el todo -representado por el círculo exterior- está compuesto por partes - representadas por los círculos interiores-; y estas partes, a su vez, son todos que contienen partes interiores que, a su vez, vuelven a ser todos que contienen partes interiores.

Esto es simplemente el modo en que se organiza la naturaleza. Estos círculos más pequeños podrían ser simplemente partículas subatómicas dentro de átomos; y los átomos, dentro de moléculas; y las moléculas se combinan formando cristales.

 

A cualquier nivel, todo es más grande que las partes.

 

Y el todo, coordina e interrelaciona las distintas partes y las mantiene en equilibrio y en armonía entre ellas; y esta elusiva completitud es lo que yo llamaría “campo mórfico” (del griego que significa forma). Estos campos tienen un patrón; su estructura es a causa de la resonancia mórfica; y tienen una memoria elevada.

 

La idea de los campos mórficos surge de mis propias percepciones en el campo de la biología del desarrollo. Desde los años 20, esta disciplina intenta comprender cómo se desarrollan las plantas y cómo crecen los embriones, y parece claro que ni los genes ni los compuestos químicos lo pueden explicar.

 

Por ejemplo, piensa en tus brazos y piernas. Tienen exactamente los mismos genes y los mismos compuestos químicos en tipos de células. Desde el punto de vista bioquímico son exactamente iguales. Pero, obviamente, tienen diferente forma. Así que no se puede explicar la diferencia de forma en términos de compuestos químicos y genes. Es como si tuviéramos dos casas construidas con los mismos ladrillos y el mismo cemento, pero con diferentes formas y planos, y el plano de la casa no se explica por los elementos químicos que contiene.

 

Desde los años 20 el desarrollo de la biología ha propuesto la existencia de “campos morfogenéticos” que organizan el crecimiento de las plantas y de los embriones. Se comportan como moldes invisibles, dando forma al organismo en desarrollo. Todos los campos suponen formas invisibles. Por ejemplo:

 

El campo gravitacional de la Tierra es invisible, pero determina la forma en que se mueve la luna en su órbita, afecta a la forma de la Tierra y el campo se extiende mucho más allá de la forma de la Tierra.

El campo magnético está a la vez dentro y alrededor, tiene una forma y una estructura, y coordina la actividad que hay en su área de influencia, así que en el desarrollo de animales y plantas estos campos modelan el desarrollo y la forma de los tejidos y coordinan su crecimiento. Es interesante que los tejidos tienen una propiedad holística intrínseca, no puedes tener un trozo de tejido, lo tienes entero o no lo tienes, no puedes tener una rodaja de campo gravitacional o magnético y si cortas en trozos un campo magnético, no puedes tener campos magnéticos parciales, tienes campos magnéticos más pequeños pero completos.

 

Si cortas una rama de sauce en trocitos, cada trocito puede dar lugar a un nuevo sauce, cada una contiene en sí mismo la capacidad de la completitud, y esto es debido a que está rodeada o embebida en los campos morfogenéticos del sauce. Si cortas un gusano en partes, también cada parte se convierte en un gusano completo. Si cortas una pata de cierto animal, la pata se regenera completamente en su lugar, si cortas la pierna o el brazo de una persona, tiene una pierna o brazo fantasma.

La teoría estándar dice que el miembro fantasma se produce dentro del cerebro, como todo lo consciente, las teorías oficiales siempre localizan todo dentro de la cabeza. Pero yo creo que en realidad ese miembro fantasma lo produce el campo del miembro perdido ya que para esas personas la sensación de miembro fantasma es totalmente real. Es interesante poder investigar los miembros fantasmas porque es una oportunidad real para poder comparar los campos con el cuerpo físico (...).

 

Muchos animales son sociales y tienen campos mórficos en sus grupos. Creo que estos campos coordinan el comportamiento de rebaños o bandadas. Los estorninos volando en enormes bandadas pueden cambiar de dirección con extrema rapidez sin tropezar unos con otros. Los cambios que se producen son demasiado rápidos como para que estén atentos a sus vecinos con tiempo suficiente como para cambiar el movimiento. Los mejores modelos de computador sobre bandadas de pájaros los representan como si estuvieran producidos por campos magnéticos, el campo del todo, al que están conectados todos los animales. Lo mismo pasa con los bancos de peces.

 

Una manada de lobos tiene esa estructura de campo: saben que pertenecen a un grupo y se relacionan los unos con los otros en función de la estructura y la interrelación social entre las partes del grupo. Los animales no tienen que estar todo el tiempo juntos; los lobos tienen una estructura social en que los jóvenes se quedan con una especie de canguro que les cuida cuando los demás se van a cazar. Mientras ocurre esto -sugiero que el campo mórfico del grupo de lobos no se rompe cuando se alejan- sino que continúa conectándolos incluso en la distancia. Esto permite a los adultos salir a cazar y después volver con la caza para alimentar a las crías, porque la conexión se mantiene en la distancia a través del campo del grupo. La existencia de ese campo, incluso para los miembros que están separados unos de otros, es la base de la comunicación en la distancia.

 

Yo creo que la telepatía es un fenómeno normal -no paranormal- es un medio de comunicación entre miembros de un grupo. Es un fenómeno normal en animales y entre la gente, entre miembros conectados de un grupo. Como saben, en medios científicos y académicos, hay un tabú sobre la telepatía ya que no encaja con la idea materialista de la mente. Sin embargo la evidencia es bastante fuerte, incluso no contradice muchas de las bases teóricas de la física.

 

En física cuántica, el fenómeno llamado “interconexión” dice que las partículas que han sido parte del mismo sistema permanecen conectadas incluso aunque estén separadas miles de millas, de forma que un cambio repentino en una puede afectarse instantáneamente a la otra, como si formaran parte del mismo sistema. Así, los fotones emitidos por el mismo átomo, cuando se mueven en direcciones opuestas a la velocidad de la luz, de acuerdo con la teoría cuántica deben tener polarización opuesta, pero la polarización de cada fotón no está determinada, sino que está abierta. Tan pronto como mides uno de ellos y averiguas su polarización, el otro, instantáneamente tiene la otra polarización.

 

Experimentos de este tipo muestran que los sistemas físicos están conectados de una forma misteriosa y sorprendente. Albert Einstein pensó que la teoría cuántica parecía permitir lo que llamó “fenómenos a distancia aterradores”; por eso, pensó que debía estar equivocado. Sin embargo, los experimentos corroboran la teoría cuántica. Y no tiene que ver con la distancia, da igual si ésta es de cientos o miles de kilómetros: si hay dos individuos que pertenecen al mismo sistema, no importa la distancia a la que se encuentren, son parte del mismo sistema.

Y esto nos proporciona una analogía para la telepatía: la telepatía tampoco tiene que ver con la distancia.

 

Pasé años investigando la telepatía en animales. Comencé con los animales que conocemos mejor como los domésticos, perros y gatos. Reuní historias sobre miles de dueños de mascotas y entrenadores de animales, personas ciegas, perros ciegos, entrenadores de caballos, sobre sus experiencias. Hay miles de ejemplos de cómo los animales detectan las intenciones de sus dueños a distancia. Por ejemplo, el gato que desaparece cuando el dueño piensa llevarlos al veterinario sin darles pista alguna de su intención (se hizo una encuesta en 65 clínicas veterinarias para ver si tenían un problema con la gente que perdía citas con gatos: 64 de 65 dijeron: “sí, ocurre muy a menudo”). Otro ejemplo típico es el perro que detecta cuando el dueño está llegando a casa: el perro está pegado a la puerta o a la ventana cuando llega a casa. En muchas casas se sabe cuando una persona va a llegar a casa porel comportamiento del perro. Mas o menos el 50% de los perros muestran este comportamiento anticipativo, y un 30% de los gatos, y no porque los gatos sean menos sensibles sino porque tienen menos interés. Hay muchos otros ejemplos con animales que están resumidos en mi libro “Perros que saben cuando sus amos llegan a casa”.

 

Los mismos principios se aplican a la gente. Recogiendo historias de gente sobre sus experiencias telepáticas hay una categoría muy clara: la telepatía entre madres y bebés. Muchas madres afirman que cuando están alimentando a pecho y están lejos del bebé, sienten que la leche empieza a salir y está lista para alimentar al bebé incluso aunque éste esté a millas de distancia; muchas madres asumen que el bebé las necesita por lo que van o llaman a casa para ver si el bebé realmente la necesita. He hecho estudios estadísticos y esto ocurre en un porcentaje más elevado que el mero azar.

 

Pero el caso más común es el de telepatía a través de las llamadas de teléfono. Alguien te llama por teléfono y dices “es curioso, realmente estaba pensando en ti”. Estadísticas hechas en Europa y América muestran que un 80% de la gente ha tenido estas experiencias. La respuesta científica es despreciarlo o ignorarlo y decir que es sólo una coincidencia.

 

No es una hipótesis irracional, pero durante cientos de años los escépticos se han escapado de esto sin un atisbo de evidencia para esta hipótesis. Y por supuesto una hipótesis necesita evidencia. Yo he probado este fenómeno utilizando experimentos sencillos (...). Pueden encontrar detalles de estos trabajos en mi página web  - www.sheldrake.org - asi como versiones on-line de mis artículos en publicaciones científicas.

 

En definitiva,

¿Cómo está todo esto relacionado con los campos familiares?

 

En primer lugar, una familia es un ejemplo clásico de grupo social con un campo morfogenético coordinando a los distintos miembros. Los miembros de una familia están conectados entre sí como los lobos de una manada o una bandada de pájaros. Y a través de los campos mórficos de la familia permanecen conectados incluso cuando están alejados unos de otros. Este campo afecta a su comportamiento y funciona a través de sus mentes de forma consciente para coordinar lo que hacen.

 

Me fasciné al leer un libro de Hellinguer sobre la conciencia: la conciencia familiar no dice lo que está bien o mal, en el sentido absoluto de moralidad, sino que tiene que ver con lo que se ajusta, o no, al grupo y a su coordinación. Estos campos familiares, como otros campos mórficos, tiene una memoria heredada: es una memoria colectiva. La forma más sencilla de familia sería la memoria colectiva que proviene de las familias de esa cultura.

El principio de resonancia mórfica es un principio conservador, de hábitos, así que los patrones más frecuentes de organización serán los predominantes en el campo familiar.

A través de nuestras mentes individuales podemos sintonizar con el inconsciente colectivo, que proporciona el arquetipo básico de la experiencia humana de acuerdo con Jung.

Hay memorias más específicas, de miembros de nuestro grupo, de gente similares a nosotros en el pasado que tendrían un efecto más concreto a través de la memoria colectiva. Si somos ingleses estaremos más influenciados por ingleses del pasado que por chinos.

En los campos familiares, al formar una nueva familia, cada persona trae de su familia origen su propio campo heredado a través de la resonancia mórfica de campos del pasado y esto introduce una distorsión en los campos de la generación previa. Ese patrón puede ser heredado inconscientemente y llevado a través del campo a la siguiente familia.

En los campos familiares, cuando una persona forma una nueva familia, trae el campo de su familia de origen a la nueva relación, campo heredado a través de la resonancia mórfica Estos patrón puede ser heredado inconscientemente y llevado a través del campo a la siguiente familia.

Para mí, el aspecto más intrigante de las terapias sistémicas familiares es la forma de trabajar con una persona en un grupo y de establecer el modelo de ese campo mediante diferentes personas; la forma de producir transformaciones en ese grupo, por ejemplo, reconociendo o trayendo a él miembros del grupo que en generaciones anteriores habían sido ignorados; y, finalmente, cómo todo esto puede tener un efecto sanador para las familias a distancia, como si fuera telepáticamente.

 

Yo no puedo explicaros los detalles de cómo funciona esto porque vosotros sabéis más que yo de eso. Pero si espero haber mostrado los mecanismos por los que este campo trabaja. Y esto encaja en un patrón mas amplio de funcionamiento de la naturaleza: las memorias que hay, la organización en diferentes niveles de la naturaleza y el funcionamiento de los campos sociales en grupos animales y no solo humanos. Son principios generales que pienso que son importantes en vuestro trabajo con esta clase de terapia.

 


Notas del Dr. Sheldrake a comentarios del público:

  • Todo lo que aprendemos es facilitado por la resonancia mórfica.
  • La resonancia mórfica no garantiza que cada vez seamos más elevados o menos. La principal implicación moral es que sabemos como lo que hacemos y decimos afecta a los demás, incluso nuestros pensamientos y actitudes afectan a los demás. Y esto quizá nos haga más responsables, si queremos no propagar patrones no deseables.
  • Los hábitos tienden a repetirse todo el tiempo que les sea posible. Necesitamos las costumbres, somos criaturas de hábitos, de forma consciente o inconsciente, pero si cambiamos los hábitos primero tenemos que tomar conciencia de que lo estamos haciendo, y después reemplazarlos por otra cosa, formando otra forma de comportarse o de responder que se conviertan en hábitos nuevos.
  • Desde el punto de vista fisiológico hay hábitos que no pueden cambiarse nunca, por ejemplo, todos los que tienen que ver con nuestra fisiología. La creatividad es una forma de interrumpir, romper o bloquear hábitos, y el Universo implica un juego entre el hábito y la creatividad, de otra forma no habría evolución. Pero que se libere la creatividad depende del bloqueo de los hábitos.